La Calidad es como el Sexo

El pasado miércoles 30 de Mayo tuvo lugar mi última sesión presencial del curso de Directores novatos (o noveles, oficialmente hablando). El tema era la «INICIACIÓN A LA CULTURA DE LA EVALUACIÓN Y CALIDAD».

La ponencia corrió a cargo de Sebastián González Losada de la Universidad de Huelva.

Comenzamos la sesión con un taller «Los diferentes grupos deberán hacer una torre, lo más alta y estética posible. Una vez finalizada, la torre deberá soportar, en su cota superior, el peso de la regla. Todas las torres serán evaluadas por cada uno de los grupos”.

A partir del análisis de las distintas torres observamos como la evaluación, pese a tener claros los criterios, es algo subjetivo y debe estar sometido a procesos de calidad.

Analizó el concepto de evaluación, las barreras que la imposibilitan, la cultura de evaluación que tenemos actualmente, el qué, cómo evaluar y sus funciones. ¡Interesante!

Sin duda lo que más me llamó la atención y es muy acorde a los procesos de debate que estamos pasando en los claustros sobre si CALIDAD si o no…, es lo siguiente:

¡¡La calidad es como el sexo!! ¿o no?

10 pensamientos en “La Calidad es como el Sexo

  1. TOTALMENTE DE ACUERDO CON QUE LA CALIDAD ES COMO EL SEXO, MUY BUENA REFLEXION TE FELICITO, CABE MENCIONAR QUE CALIDAD ES «HACER LAS COSAS BIEN Y A LA PRIMERA» SALUDOS CHAO =)

  2. Realmente, el contar su experiencia en ese curso de Directores, resulta bastante útil porque tengo que presentar una ponecia sobre los valores institucionales ante el personal de servio de la Universidad Pedagógica en donde curso el penúltimo semestre, puesto a que quisimos rendirles un homenaje a aquellos que son los menos tomados en cuenta pero muy importantes para el mantenimiento de nuestra casa de estudios. Por esto, estaba buscando una manera sencilla de dirigirme a ellos y llamar su atención sobre el tema, pues estoy elaborando la presentación, asi que me topé con esta página. Haré una cita de su anecdota durante mi ponencia para hablar de calidad, el cual es uno de los valores a tratar. Gracias por tan valioso aporte.

  3. son macizos digo es macizo el que reflexiono y tiene toda la razon la calidad definitivamente es como el sexo

  4. Mire, la calidad tiene más de tres mil definiciones en internet y podría tener muchas más y además podría compararsele como lo hace Ud., con cualquier cosa. Pero eso depende de las insatisfacciones del cliente.

  5. La insatisfacción del cliente se encuentra en los atributos y características del producto que no cumple con los requisitos de calidad. Por ejemplo para el caso de esta señora sería el pene de su pareja.

  6. Todo individuo posee la calidad de solucionar una problemàtica como crea conveniente, solo tendrà que tener presente que se debe satisfacer las necesidades del cliente…para que obtenga èxito en su propòsito planteado.

  7. me parece muy interesante la comparacion de que la calidad es como el sexo ya que en una de las etapas de calidad se menciona que esta toma en cuenta la satisfaccion del cliente, previene errores y es hasta cierto punto la calidad y el sexo se puede tomar como una estrategia competitiva.

  8. Definitivamente es más como la sexualidad y la seducción que como el sexo en varios aspectos: 1o. Si no satisfacemos al cliente, quizás nos den varias oportunidades, pero tarde o temprano el cliente cambia de proveedor. 2o. Implica mucho más que solo aspectos técnicos. 3o. Algunos somos frígidos, otros eyaculadores precoces, otros de carrera larga, otros imaginativos, flexibles e incorporamos varias técnicas para seguir mejorando, otros se aburren y cambian de tema demasiado pronto, etc. 4o. El sexo es de momentos fugaces, la sexualidad y la seducción es de esfuerzos permenentes y de largo plazo. 5o. Depende de nuestra voluntad el que exista. 6o. Sabemos cuando inicia, pero no queremos que termine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.